Justicia Restaurativa
para la Solución de Conflictos

 

La UNAM ofrece a su comunidad un apoyo

gratuito, voluntario y confidencial

para abordar de manera constructiva

los conflictos en los que sus integrantes

se encuentran inmersos.  

 

Próximos eventos

Te invitamos al conversatorio sobre justicia restaurativa para la atención a casos de violencia de género. Consulta el cartel aqui.

Los procedimientos alternativos

Son procedimientos voluntarios que consisten en un diálogo equitativo y respetuoso entre personas integrantes de la comunidad universitaria que se encuentran inmersas ya sea en una situación en la que existe una tensión entre ellas, en un conflicto abierto o en una situación de la que se haya generado un daño.

Casos de conflicto

Situaciones en las que las personas involucradas comparten responsabilidad en la construcción de la problemática que las afecta y han sido igualmente impactadas por el desarrollo de la misma.​

Casos de violencia

Situaciones en las que la conducta de una o varias de las personas involucradas tuvo algún efecto de agravio en otra u otras personas.

Violencia de género

Situaciones en las que la afectación a las personas o a los grupos de personas tiene como base su sexo o género, y puede incluir daños físicos, sexuales y psicológicos.

Principios básicos de los procedimientos alternativos.

Voluntariedad

Todas las decisiones que se tomen durante el procedimiento alternativo, deberán ser libres de toda coacción y basadas en información completa.

equidad

Se propiciarán condiciones de equilibrio entre las personas intervinientes.

flexibilidad

Se evitará establecer formalismos innecesarios y se usará un lenguaje sencillo.

Confidencialidad

Las personas intervinientes se abstendrán de divulgar o de utilizar para fines distintos al mismo, en beneficio propio o de terceros, la información que se obtenga en las sesiones

buena fe

Compromiso de actuar leal y honestamente, y orientar su participación hacia el entendimiento entre las partes intervinientes.

Neutralidad

El procedimiento alternativo deberá garantizar a las personas participantes un ambiente seguro, respetuoso, libre de prejuicios y estereotipos, en el que todos y cada uno sientan la libertad de expresarse de manera

multiparcialidad

Se favorecerá el empoderamiento y autonomía de la parte más desequilibrada o debilitada, de manera que, haciendo fuerte a una parte se consiga el equilibrio necesario para tomar decisiones conjuntas y equitativas

La UNAM ofrece a su comunidad un apoyo gratuito, voluntario y confidencial para abordar los conflictos en los que sus integrantes se encuentran inmersos.

Una de las personas involucradas puede solicitar apoyo, de manera confidencial,  para lograr entablar un diálogo con la o las otras con el fin de llegar a un acuerdo que, cuando corresponda a casos de violencia, puede incluir medidas para reparar el daño.

Inician con una queja a partir de la cual se lleva a cabo una investigación, y pueden terminar en una sanción para la persona cuya conducta hubiese violado alguna norma universitaria.

Quedan fuera del ámbito de atención de los procedimientos alternativos en la UNAM los asuntos en los cuales:

Se vean involucrados recursos de la UNAM, así como fondos de terceros otorgados a nombre de esta Institución.

Se vean involucrados derechos laborales.

La naturaleza de la conducta sea ajena a la competencia de la UNAM por tratarse situaciones no relacionadas sus fines sustantivos: la docencia, la investigación y la difusión de la cultura.

Consisten en un diálogo respetuoso y equitativo, con apoyo de una persona facilitadora o mediadora profesional.

Buscan salida a la situación en la que se encuentran y, en su caso, formas de enmendar los daños causados.

Condiciones bajo las cuales el procedimiento alternativo no podría iniciarse

·Si el procedimiento alternativo es solicitado por una persona menor de edad y ésta no contase con la autorización del padre, madre, tutor o persona de su confianza mayor de 18 años.

· Si la o las personas acusadas de ejercer violencia, no reconocieran haber realizado la conducta.

· Si desde el punto de vista de una persona psicóloga, se prevé que la participación en el procedimiento alternativo de la persona afectada pudiese tener un efecto negativo en su integridad emocional o significar un riesgo para la misma.

· Si desde el punto de vista de una persona facilitadora, las personas involucradas no cuentan con habilidades o herramientas emocionales para participar en un diálogo respetuoso y constructivo.

· Si problemas similares se han presentado antes con la persona acusada de ejercer la violencia

· Si la persona acusada de ejercer la violencia no tiene relación laboral o académica con la Universidad.

· Si tratándose de una conducta de violencia de género, el caso no cumple con lo establecido en el Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la UNAM.